El Culto a Saturno

Acabo de leerme el último libro de David Icke llamado The Perception Deception y me llamó la atención su discurso sobre la naturaleza artificial de la Luna y el culto de las sociedades secretas a Saturno, el sol negro, por lo que a continuación os dejaré información al respecto que fui cazando de diversas webs:


¿Quién es el dios Saturno?


El primer “Saturno”, que ha dado paso a un sinfín de dioses en posteriores civilizaciones y culturas, fue Ninnurta (Nin-Ur, Señor de la Tierra) era el dios de Nippur.

Era el primogénito del “jefe” de uno de los dos clanes líderes de los dioses Sumerio-Anunnakis, el representado por la Luna, el Cielo y las Aves, Enlil quién más tarde adoptaría el papel de Jehová en el antiguo Testamento.


A lo largo de los siglos, Saturno acabó siendo el dios más adorado en la antigüedad y aún hoy se le sigue adorando por igual en el Judaísmo, el Catolicismo y en el Islam.

Incluso los ateos le rinden pleitesía de diferentes formas, como veremos a continuación.


En Fenicia Saturno fue adorado como Baal, dios cruel donde los haya, amante de sacrificios humanos especialmente niños, que eran arrojados vivos en un horno en el interior de sus estatuas, mientras trompetas y tambores ahogaban sus gritos y los de los padres.


Su especialidad era conseguir que los humanos sacrificaran a sus propios hijos, el no va más del placer que encuentran algunos en el sufrimiento ajeno. Se le representa como un toro o con cabeza de toro, costumbre lo que provenía de su padre, Enlil el “Toro del Cielo”.


En Grecia Saturno fue llamado Cronos, “tiempo”, esposo de Rea con quien engendró varios hijos. Cronos se los comió a todos tan pronto como nacieron, porque sabia que su destino era ser derrocado por uno de sus propios hijos.

A todos menos a uno:

Zeus, el que sería el líder del panteón romano del Olimpo, que se salvó gracias a que Rea dio a luz a escondidas y luego engañó a Cronos dándole una piedra envuelta en pañales, que éste engulló en seguida sin desconfiar.

Sacrificar o comer niños ha influido sin duda en que Saturno haya sido considerado desde siempre un planeta maléfico, demoníaco y destructivo. Incluso se le asimilado a Satán por la similitud del nombre y por los cuernos que lucía el dios Pan, la asimilación griega del dios Fauno de las Lupercales.


De Pan podríamos decir que es un dios al que los españoles adoraríamos con sumo gusto, era popular su fama de irascible cuando se le molestaba durante su siesta, de ahí que nunca se debía de despertar a alguien durmiendo la siesta porque se podía interrumpir el sueño del dios Pan.



El planeta Saturno


Saturno es el sexto planeta desde el Sol, su día – el ‘Saturn-day’ – o sábado, es el sexto día de la semana.

Es un planeta único por sus anillos y por un extraordinario hexágono en su polo norte, una misteriosa perturbación atmosférica de 30.000 Km. de longitud conocida desde hace treinta años. El hexágono es la figura geométrica que tiene 6 lados, 6 ángulos y 6 triángulos en su interior, por lo que se la asocia con el número de la Bestia, el 666.

Será por eso que los ataúdes tienen forma hexagonal.


El “Sol Negro” o “Rueda Solar” es un símbolo esotérico nórdico, que representaba el día del fin del mundo y al que posteriormente los nazis rindieron culto.

Hoy en día sigue siendo usado por grupos neonazis.


Oculto tras el Sol visible, representa el camino de la iluminación… hacia la luz negra. También simboliza el portal por el cual los Anunnakis llegaron y se fueron, pues simboliza un eclipse, de Saturno en concreto.

Lo más importante es que está formado por dos círculos concéntricos y que al tratarse de una rueda estará moviéndose tal y como sugiere el dibujo. Es decir, estamos ante una representación en 2D de las esferas cuánticas de la Lotería, del Vaticano y de la ONU.


El Sol Negro es un eclipse de Saturno. De ahí que Saturno sea negro y que el negro sea símbolo del “Mal”, pues a través de él llegó:

En el año 2012, el de las profecías mayas, la NASA cumplió sus 50 años con un póster sin desperdicio: El eclipse de Saturno. Saturno es también el nombre de los 13 cohetes del programa Apolo y por tanto los que permitieron al hombre llegar a la Luna.

Hoy día sigue siendo el cohete más alto, más pesado y más potente que jamás haya sido utilizado.

“Un eclipse ocurre cuando la Tierra se oscurece por la interposición de un objeto entre la Luz y nosotros”.
(Es una buena descripción de la interminable enfermedad que padece este planeta eclipsado)

Eclipse de Saturno, el orígen de la adoración a Saturno y al sol Negro,
fotografía “oficial” de la NASA, sin retoques.


¿Por qué un eclipse?


Nuestro sistema solar está plagado de agujeros negros donde rigen las leyes de la mecánica cuántica.

Mediante estos agujeros, son posibles fenómenos como el cambio de dimensión o los viajes espacio-tiempo.


En un eclipse, un astro o cuerpo de carga electromagnética se interpone y rompe el equilibro entre otros dos cuerpos y las respectivas fuerzas que les unen. La gran energía liberada, tan sólo por la diferencia de potencial y el gran cambio producido, es capaz de abrir un agujero negro, lo que se llama un “stargate“.

Este es el camino que “Aquellos que del cielo a la tierra vinieron” usaron para venir y también para irse físicamente la ultima vez. De ahí que este símbolo sea tan importante para ellos y también que el Sol haya sido siempre motivo de adoración en todas las civilizaciones.

El Sol es una de las fichas habituales de este tres en raya interestelar y les identifica. El Sol y el Sol Negro…


El eclipse de Saturno, un recuerdo sentimental para “aquellos que del cielo a la tierra vinieron” o en otros términos: el ‘OO’ – Origen de la Oscuridad en el planeta.



Hoy en día… A Saturno le adoran los Judíos


El Tefilín es una de los más importantes preceptos del judaísmo.

Consiste en dos pequeñas cajas de cuero unidas con correas para poder sujetarlas al cuerpo. Cada una de las dos cajas contiene un pergamino con secciones de la Torah.

Una de ellas se coloca sobre el brazo izquierdo, para que esté frente al corazón y se sujeta alrededor de la mano izquierda y del dedo medio. La otra caja (el “tefilín de la cabeza”) es puesta sobre la cabeza, por encima de la frente, así reposa sobre el cerebro.

De esta manera la atención es dirigida a la cabeza, el corazón y la mano y,

“nos enseña a dedicarnos al servicio a Dios en todo lo que pensamos, sentimos y hacemos”.

Al ser puesto en el brazo opuesto al corazón y sobre la cabeza, los Tefilín significan la sumisión de la mente, corazón y acciones al todopoderoso, como así también el gobierno del intelecto sobre las emociones.

Es curiosa la similitud entre Tefilim y “Nefilim” el nombre con el que la Biblia cita a “Aquellos que del cielo a la tierra vinieron”, es decir aquellos que les han hecho creer que son el “todopoderoso” y que además se comportan como si lo fueran.

Saturno también está presente desde los días de antaño en la costumbre judía de mantener la cabeza cubierta en todo momento.

Los judíos usan la kipá (literalmente, “cúpula” o el solideo que también usan en la iglesia católica) como símbolo de la conciencia de la existencia de un ser “superior” y de su sumisión a dicho ser.

También es curioso que en vez de hablar de amor pongan tanto énfasis en la sumisión.



Hoy en día… A Saturno le adoran los Musulmanes

Hubal es una de las principales divinidades pre-islámicas que era adorada fundamentalmente en la Meca.

En el medio oriente era un dios lunar masculino asociado con el dios semita Baal, sincretismo de Saturno, como ya hemos visto. De hecho Hubal se originó como “Hu-Baal”.


Una gran estatua estaba en la Kaaba, su centro de culto antes de la reforma religiosa instituida por Mahoma en el año 630, quien la destruyó junto con las de los otros 360 ídolos presentes allí.


A partir de Mahoma el dios del Islam pasó a ser Alá, que no es otro que B-ALA, BAAL.

De la presencia “divina” en ese lugar santo, da fe que la proporción entre la distancia entre La Meca > polo norte y entre La Meca > polo sur es de exactamente 1,618, es decir el número phi, el número áureo.


La media luna característica del Islam proviene del dios lunar de Hubal o Hu-Baal (Baal-Saturno) que luego seria Alá y también de su hermano Nannar-Sin, ambos del linaje sumerio Anunnaki representado por la Luna y las aves, águilas principalmente.


Antiquísima figura del dios Alá,

es su faceta precursora de Hubal, Hu-Baal.


La Kaaba es un edificio de piedra en forma de cubo, cubierto por una tela negra, que está en el centro Gran Mezquita de la Meca, el lugar sagrado de peregrinación de los musulmanes.

Los millones de peregrinos que acuden cada año a la ciudad santa dan siete vueltas a su alrededor, apretujados y al unísono, de forma que crean una figura que evoca a Saturno y sus anillos.


Los peregrinos deben dar siete vueltas alrededor de este cubo negro de Saturno (la Kaaba) imitando de esta manera a los anillos de Saturno y creando un potente campo magnético.


En la esquina oriental de la Kaaba, se encuentra una estructura de plata a media altura con una muy explícita forma de vagina.

En su interior está la Piedra Negra, una reliquia musulmana (regalo del arcángel Gabriel a Abraham), que los peregrinos intentan besar después de dar las siete vueltas del ritual.


Se trata de un betilo o piedra sagrada, símbolo del arquetipo de la montaña sagrada.

Como la mayoría de los Betilos, proviene de un meteorito y se le reverencia como símbolo de los dioses, es decir no se rinde culto a la piedra sino a la divinidad que alberga.


La gran vagina que los musulmanes intentan besar en su peregrinaje también evoca al símbolo por excelencia de la oscuridad:

“el ojo que todo lo ve”, el “Ojo de Horus”


El nombre de Kaaba procede de la diosa Cibeles, una evolución de la diosa Madre pre-indoeuropea, de nombre Kybeba o Kubaba, de donde deriva Kaaba.

Cibeles, icono de la capital de España está vinculada a otra “Piedra Negra”.

Ya en su nacimiento en Frigia, en la península de Anatolia, se la simbolizaba por una piedra sin tallar, un meteorito también. Más tarde en Grecia, Cibeles seria llamada Rea, esposa de Cronos/Saturno y madre de Zeus.

Todo queda en casa.

¿Por qué Saturno se representa como un cubo negro si su figura es el hexágono?


En este dibujo abajo, se aprecia como el hexágono y el cubo, son la misma figura.


Saturno es el sexto planeta contando desde el sol, el hexágono tiene 6 lados, 6 ángulos, y 6 triángulos en su interior, mientras que el cubo tiene seis caras y al ser desplegado como para construirlo en papel, tiene forma de cruz.

El negro es el color asignado a Saturno, en referencia al eclipse de Saturno de donde proviene “el lado oscuro” de su simbolismo.


La Piedra Negra o Piedra Angular


El culto a una piedra negra como “residencia” de dioses esta detrás del arquetipo de “La piedra Angular”, la base fundamental de un edificio y de la Masonería. Es la que hace esquina en un edificio, juntando dos paredes, como en la Kaaba.


La “piedra angular” está presente también en la cristiandad:

“Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia”, es la supuesta frase con la que Jesús nombró a Pedro como creador de una iglesia que él, en ningún momento, quiso crear.

La Piedra angular es también la Piedra Filosofal de los alquimistas y la “Roca de la Fundación”, parte central del Templo de Jerusalén sobre la que descansaba el Arca de la Alianza.


George Washington, reconocido Masón,

colocando la primera piedra del Congreso de los EE.UU.

en 1793, por J. Melins


Hoy en día… A Saturno le adoran los Cristianos


La cabeza de los miembros de algunas ordenes monásticas es una evocación a Saturno. el retrato es de San Bernardo, verdadero fundador de la Orden del Temple y por tanto, estuvo en contacto directo con el “O.O. – Origen de la Oscuridad” en este Planeta


El sombrero de los judíos ortodoxos evoca a Saturno negro y sus anillos, mientras que el birrete de los universitarios y las togas de los jueces evocan al mismo cubo negro de la Kaaba que los musulmanes adoran en la Meca.


La religión católica también esta impregnada del culto a Saturno, no en vano la Iglesia ha confundido al único Creador con Jehová.


Hoy en día… A Saturno le adoran todos


Seguimos adorando a este dios y especialmente bailando y emborrachándonos en los sábados por la noche (Satur-day >> Saturn-day).

Los tiempos no han cambiado demasiado… bueno sí, antes el botellón no estaba multado.


Existen muchos cubos negros presentes en las grandes ciudades de los países – no musulmanes – del primer mundo.

En la foto, los de Nueva York y Hamburgo:


Saturno el Señor de los anillos,

excelente fábula sobre el bien y el mal.


Nadie se libra del culto a Saturno


Sin duda, “2001 – Una Odisea en el Espacio” es una de las películas más enigmáticas de la historia del cine, que ha calado en el inconsciente de muchos de nosotros.

Su escena de la desconexión del superordenador HAL es realmente inolvidable.



Saturno es el monolito de

“2001 Una Odisea…”


Kubrik, gran conocedor del simbolismo masón, expresa la idea de que una inteligencia no humana ha intervenido en la evolución de la humanidad y la representa con un monolito negro, la misma figura que el cubo negro de la Meca, es decir Saturno, el planeta del eclipse.

Además, la película incluye diversas imágenes de eclipses para que no pueda haber ninguna duda acerca del significado.

Otros detalles significativos, como que el monolito siempre aparece acompañado de diversas conjunciones planetarias o que la cápsula de los astronautas usa un agujero de gusano para viajar, redundan en explicarcomo esos Anunnakis llegaron y se fueron de la Tierra.


El símbolo del Eclipse de Saturno (Sol Negro) en la película 2001



En la primera parte de la película titulada “El amanecer del hombre”, Kubrik nos da más pistas aún.

Uno de los monos que ha estado adorando al monolito, empieza a usar unos huesos como herramienta, al mismo tiempo que arranca una música para siempre ligada al film: “Así habló Zaratustra” de Richard Strauss.


Zaratustra, también conocido como Zoroastro, es el profeta persa fundador del Zoroastrismo (Mazdeísmo), una de las primeras religiones monoteístas basada en el culto a una deidad suprema llamada Aura Mazda en constante dialéctica entre el bien y el mal.

Esta religión nació en el siglo X, A.C., en el actual Irán, la antigua Sumeria y Babilonia hogar de Saturno y sus dioses paganos colegas.

Ha sido el origen del Yazidismo que se practica en el Kurdistán (con importante conexión con las guerra de Irak y Siria y también del Mitraismo, religión que profesan en secreto los Jesuitas y del Catarismo la herejía del Sur de Francia que puso en jaque al catolicismo en el siglo XII.

Ya hemos visto que el mono que descubre que el hueso puede ser una herramienta es la explicación de como los Anunnakis – el monolito – ofrecieron la tecnología al ser humano, lo que le permitió un gran salto evolutivo.

Cuando el mono aumenta su agresividad y lo convierte en una arma (se ve la muerte de otro animal intercalada) representa la otra gran herencia que hemos recibido de esa “inteligencia” oscura a la que se llama el ‘OO – Origen de la Oscuridad’ en el planeta.

Estoy hablando de la guerra, el peor regalo que pueda recibir alguien.


La historia sigue con el hallazgo en la Luna del monolito que, una vez desenterrado, empieza a emitir una señal dirigida a Júpiter.

Es importante saber que en el libro en que se basa el film (“El centinela” de Arthur C. Clarke), la misión es en realidad a Japeto una de las lunas de Saturno, pero fue cambiado a Júpiter en las películas de Kubrick por la dificultad de reproducir sus anillos.


¿Saturno en los atentados del 11-S?


En la película 2001 existe una estación espacial que también funciona como un hotel orbital, cuyo nombre es Milenium

En la zona cero de los atentados de Nueva York, justo en primera fila del gran solar que antes ocupaban las Torres Gemelas, existe un hotel cuya forma es casi igual a la del monolito negro de la película de Kubrik y su nombre también es Milenium.

¿Casualidad?

Izquierda, la torre sur desmoronándose justo detrás del Hotel Milenium.

A la derecha, el Hotel contemplando el gran solar que ha quedado a sus pies.

Se diría que alguien ha querido limpiar obstáculos para que podamos verlo bien

y apreciar el gran parecido con esa inteligencia no humana

simbolizada por el monolito de la película “2001, Odisea…”


Hotel Milenium Monolito de “2001…”

 

La similitud entre ambos monolitos es evidente.

La coincidencia de los nombres Milenium en la película y en la realidad

hace el parecido aún más sospechoso.


por Chitauri

18 Febrero 2014
del Sitio Web Chitauri

http://www.bibliotecapleyades.net/mistic/religionsplanetearth96.htm

 

Deja un comentario